martes, 29 de enero de 2013

¿Innovar o no innovar? Esta es la cuestión.

Intentado definir que es la innovación me he encontrado con un artículo del que extraigo este fragmento:
Vivimos en una sociedad inmersa en un proceso de globalización creciente. Y en ese proceso han jugado un papel clave las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, que han facilitado relaciones nuevas y distintas a las trazadas por las rutas y fronteras tradicionales. Si la riqueza en la sociedad preindustrial era la de los recursos naturales, y en la industrial la del capital manufacturado, la riqueza de la sociedad posindustrial se basa en el conocimiento, en la imaginación, en el capital humano. (Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Diario El Pais, 31/05/2008). 
Efectivamente nuestra sociedad actual se caracteriza por el conocimiento y a este desarrollo ha jugado un papel muy importante el avance de Internet y sobre todo de la aparición de la web 2.0.

Si Internet en un inicio fue un lugar donde buscar información, actualmente se ha convertido en un lugar no solo para buscar, sino para compartir, analizar, debatir, etc. 

Tras visualizar el vídeo en el que la UNIA nos muestra las primeras reflexiones sobre la innovación en esta Universidad me surgen los siguientes pensamientos en voz alta (bueno, aquí son escritos):
  • La Universidad es un servicio público y como tal debe estar al servicio de la sociedad. La innovación que se realice en el seno de ella debe estar en consonancia con lo que esa sociedad demanda.
  • Hay que realizar un bueno uso de los recursos, y mejorar para ofrecer un servicio adecuado. Recursos como la web social, el software libre, etc. pueden ayudar a introducir cambios en la universidad, ofreciendo nuevas vías de trabajo y comunicación que sin ellas no serían posibles.
  • Universidad es igual que Innovar. No se entiende la labor de una universidad que no incluye en su eje fundamental la innovación como proceso de mejora y de avance en consonancia con la sociedad.
Si partimos de estas premisas, ahora me asaltan unas dudas:
  1. ¿Está el profesorado preparado para iniciar proceso innovadores en sus aulas? 
  2. ¿Por qué se diseñan planes de estudios universitarios en los que seguimos impartiendo los mismos contenidos que antes sin ningún tipo de innovación?
  3. ¿Qué hace la universidad para iniciar una cultura de la innovación?
Creo que la innovación no es solo una cuestión de mejora de servicios, de ampliación de software, de utilización de otros recursos,... Creo que la innovación empieza por pequeños detalles que los docentes deben llevar a sus aulas, dejando de un lado esquemas anclados en otras formas de enseñar y generando en sus estudiantes unos procesos de formación activos y no de meros repetidores de "conocimientos" si así se le puede llamar. 

La sociedad necesita personas formadas, capaces de afrontar los retos actuales que se demandan, y no grandes "cerebros" que conozca una materia al "dedillo".

Me alegro que la UNIA realice todo este tipo de acciones y que ofrezca cursos de formación para docentes que mejoren sus destrezas con el uso de las redes sociales. Espero que todos los que estamos realizando el curso seamos capaces de poner en prácticas en nuestras aulas y que poco a poco, se sumen a este carro todos nuestros compañeros (incluidos aquellos que siguen anclados unos pocos años atrás).




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada