domingo, 3 de febrero de 2013

El test de Google para conocer la marca personal

Como indica el título de esta entrada, nos vamos a centrar en analizar las bondades y debilidades del uso de Google para analizar la marca personal de alguien (incluido uno mismo).

Efectivamente Google es cada vez una herramienta necesaria en nuestras vidas, y en ella se recoge gran parte de nuestra actividad en la red. 

Para conocer qué hay sobre nosotros (nuestra marca personal) en la red basta con incluir en la caja del buscador nuestro nombre y apellidos y nos saldrá cuantos resultados nos devuelve la búsqueda. 

Por ejemplo, en mi caso, tras realizar la búsqueda obtengo los siguientes datos:
He buscado poniendo lo siguiente: Miguel Ángel Gallardo Vigil 
Aproximadamente 173.000 resultados (0,29 segundos)
Pero debemos realizar algunos apuntes a los resultados obtenidos:
  • No todos los resultados que aparecen son sobre artículos, comentarios, webs, etc. en las que yo participo. En algunos casos son documentos de otros en los que se me cita.
  • Muchos de los enlaces hacen referencia un mismo apunte, es decir, que si es un artículo mio, se apunta al mismo desde varias web.
  • En muchos casos me aparecen resultados en los que solo se recoge mi nombre y el primer apellido y el segundo ya no es el mio. Por tanto estos resultados no hacen referencia a mí. 
  • En otros toma mi segundo apellido, y no el primero.
  • Muchos enlaces apuntan a direcciones de buscadores utilizando las mismas palabras que yo he introducido en la búsqueda.
  • Etc.
Por tanto ¿Podemos pensar que 173.000 resultados son sobre lo que he buscado? Efectivamente la respuesta es no. Podemos afinar la búsqueda introducción los términos de busqueda entre comillas. Si lo hacemos el resultado será:
Aproximadamente 9.280 resultados (0,26 segundos)

Ya estamos en un valor mucho más bajo. Pero ¿realmente es el dato final que tendríamos que tomar como páginas, documentos, etc. en los que yo he participado? La respuesta vuelve a ser No.

Además de algunos de los problemas anteriormente mencionados, debemos añadir que en multitud de ocasiones el nombre no es introducido de la misma forma. Como ejemplo poner que en algunos artítulos que he ido publicando como autor aparezco con la siguientes firmas:
  • MA Gallardo
  • MA Gallardo Vigil
  • MA Gallardo-Vicil
  • Gallardo Vivil, MA
  • Gallardo, MA
  • Etc.
Como podemos ver, el test de Google no es infalible, por lo que nunca podremos decir cuán se ha escrito (o hemos escrito) sobre nosotros mismos. 

¿Existe algún método exacto? Si lo conoces utiliza los comentarios a este post para contarlo, te lo agradeceremos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada